Rocio Jurado en la Expo de Sevilla

Rocio Jurado ¿Qué no daría yo?

Parece mentira pero ya hace 25 años del espectáculo Azabache en la Maestranza de Sevilla dirigido por Gerardo Vera. Todo era a lo grande comiera excesiva esa España de entonces: 540 trajes, 180 mantones, 156 pelucas, 36 peinetas, 220 pares de zapatos, 140 músicos y bailarines, 60 técnicos, un decorado para cada canción y cuatro divas irrebatibles e irrebatibles: la enorme Rocío Jurado, las histórica Imperio Argentina y Juanita Reina y, de postre, Nati Mistral. De todo me quedo con este ¿Qué no daría yo? que aunque parezca mentira era una acción de José Luis Perales que la Jurado se llevó a las bulerías para hacerla suya.

De una vez por todas.

Cecilia Bartoli Agitata da due Venti

Cecilia Bartoli Agitata da due Venti

Cecilia Bartoli excelsa mezzosoprano de coloratura cantando un aria de Griselda de Antonio Vivaldi “Agitata da due venti”en el Teatro Olímpico de Vicenza diseñado por Antonio Palladio. Venecianismo en estado puro. Recomiendo verlo hasta el final. Impresionante.

Malafemmena de Totò interpretada por Roberto Murolo

 

Malafemmena de Totò interpretada por Roberto Murolo

Malafemmena es una canción escrita por Totò en 1951 con ocasión del concurso de Piedigrotta La Canzonetta. A pesar de los muchos rumores sobre quién era la inspiradora de la canción, Liliana de Curtis, la hija de Totò, reveló quién era en realidad la “mala mujer”, afirmando que en realidad  fue escrita para su madre, Diana Bandini Lucchesini , primera mujer de Totò, como se deduce también de la dedicatoria añadida al texto de la canción  en el registro de autores italiano: A Diana.

La mujer Diana habría sido, de hecho, culpable de haber traicionado una promesa que el matrimonio se había intercambiado: aunque oficialmente separados habían acordado convivir en  la misma casa e incluso la misma cama hasta el decimoctavo cumpleaños de la hija Liliana; lo que evidentemente concedía a Totò una situación  de considerable ventaja mientras ella debía aguantar las continuas   infidelidades  del  marido; después de la enésima traición  Diana dejó a Totò para casarse con el abogado Michele Tufaroli.

La canción, escrita en un hermosísmo napolitano, es sin duda el mayor éxito musical de Totò y habla en términos dramáticos de un amor por una malafemmena, que asume el rol de mujer fascinante, que hace sufrir, casi insensible a las penas de amor que inflige al propio enamorado. La canta Roberto Murolo que junto a Sergio Bruni y Renato Carosone son los protagonistas de la escena musical napolitana, en el periodo que va de la posguerra mundial al 1960.