Giuseppe Castiglione o Lang Shining, un pintor occidental considerado como un Gran Maestro del Arte Chino

 

Giuseppe Castiglione o Lang Shining, un pintor occidental considerado como un Gran Maestro del Arte Chino

Guerrero a caballo

Giuseppe Castiglione nacio en Milán en 1688. Castiglione estudió pintura probablemente con Carlo Cornara y quizá también con Filippo Abbiati, uno de los grandes maestros de su tiempo. En 1709 ingresó en la Compañía de Jesús, a través del noviciado de Génova, donde al parecer se conservan ocho grandes lienzos atribuidos a su pincel que no he conseguido encontrar. Existe un libro del profesor Marco Musilo que traza su peripecia vital.  “Reconciling two carees: the Jesuit Memoir of Giuseppe Castiglione lay brother and Qing imperial painter” publicada en Eighteenth-Century Studies, vol. 42, no. 1 (2008)

 

Astrónomos Jesuitas de la Misión jesuita en China con el emperador Kangxi (1690–1705). Obra de Philippe Behagle.

Casi un siglo  después de que el jesuita Matteo Ricci estableciera comunicación con la corte Ming, llegó a Italia, a través de la propia orden jesuita, la solicitud del emperador de China, entonces Kangxi, para que le fueran enviado jesuitas versados en matemáticas, con aplicaciones ópticas y topográficas, médicos, fabricantes de relojes así como artistas especializados en los campos del grabado, la pintura y el esmalte. El emperador Kangxi estaba fascinado sobre todo con los últimos avances científicos europeos, particularmente en el campo de la astronomía.

Castiglione fue considerado una de las mejores opciones puesto que a sus dotes de pintor podía unir la de su condición religiosa, y realizar, al mismo tiempo, una labor misionera en el mismo corazón de la corte Imperial.

 

Esta, aunque no es una pintura original sino una copia de un retrato de una concubina de Castiglione, lo traigo aquí para mostrar la forma de exponer las pinturas que no se colgaban de las paredes

 

original del anterior

 

Así que en 1714, con tan solo 27 años y un par de años en la orden, se embarcó para China siguiendo la ruta portuguesa. En Portugal fue retenido durante un tiempo por algunos encargos que, sin embargo, no han sido localizados: uno por parte del colegio de San Francisco de Borja en Coimbra y otro de la propia reina, Maria Ana de Austria para que pintase los retratos de sus hijos, Maria Barbara y dom Pedro.

 

 

Perro romano y urraca

Llegó a China via Goa, donde quedo retenido por dos meses hasta obtener la autorización imperial para desplazarse hasta Beijing.  Existe una anécdota en la que varía el animal pintado, un pájaro o un perro, pero que recoge el momento en que, con sus dotes pictóricas, Castiglione convenció al emperador  Kangxi para ser aceptado como pintor de la corte imperial.

 

 

Las altas montañas ofrecen espléndidos políporos, pintado con ocasión del cumpleaños del emperador Yonzheng en 1724

Castiglione no fue el primer pintor occidental que se desplazó a Beijing. Los casos de Giovanni Gherardini , que pintó la cúpula de la misión jesuita, o Cristoforo Fiori fueron anteriores, aunque en ambos casos los pintores fueron devueltos a Europa por su incapacidad de conjugar la doble obediencia debida por un lado a la coercitiva corte Imperial y por otro a la exigente Orden Jesuita.

 

 

Además no se trataba tan solo de pintar a la europea, sino de traducir todas las tradiciones pictóricas occidentales en formas visuales que respetasen por completo el canon de la corte Qin. Así por ejemplo, el claroscuro o las sombras pronunciadas eran vistas por la tradición china como una especie de maldición o mal de ojo. Por lo tanto había que trabajar sutil y discretamente el uso de las sombras, los avances de la perspectiva y el distinto uso de la pincelada.

 

El emperador Qianlong celebrado el Año Nuevo Chino. Esta pintura a pesar de ser fiel a las tradiciones chinas, muestra una nueva sensibilidad al mostrar al emperador alejado de todo protocolo. El uso de la perspectiva también es característico de la nueva sensibilidad que supuso Castiglione

 

Todo ello fue posible porque Castiglione  trabajó en colaboración con otros artistas chinos para aprender sus técnicas. En general se veía implicado en la pintura de largos rollos en los que se requería la participación de un gran número de artistas,  pero de esa época no queda obra que le pueda ser atribuida únicamente a él. Fundamentalmente se empleaba a Castiglione para pintar retratos, perros, pájaros, flores y edificios en perspectiva, dejando las partes del paisaje a los pintores locales. Así por ejemplo son atribuibles a su mano las cuatro figuras principales de La caza del ciervo, el emperador y tres oficiales a caballo, hecho que se constata por la evidente falta de sombra bajo las monturas.

 

 

Detalle de la caza del ciervo

También se sabe su participación en el Xinxie Zhipingtu (En el corazón tengo el poder para reinar en paz) que es el retrato del Emperador Qianlong , la emperatriz Xiaoxianchun y las 10 concubinas imperiales, donde las sombras son muy sutiles.

 

De 1715 a 1766 sirvió a tres emperadores: Kangxi, Yoncheng y Qianlong, aunque sólo sería con el reinado de éste último que le conocía y le admiraba desde niño, con el que Castiglione o en realidad Lang Shining, como se le conocía, alcanzaría la cumbre de su prestigio, llegado a ser nombrado Primer Pintor Imperial.

La emperatriz madre Xiaoshengxian

 

La emperatriz Xiaoxianchun

Castiglione pasó 51 años como pintor de corte en el Neiwufu. Creó un género único, hecho de una mezcla de pintura occidental y de la estética del mejor arte chino del siglo XVIII. De particular importancia son los retratos del emperador y toda la familia imperial, extraordinariamente apreciados en la corte,

 

 

Retrato de Hongyan, Principe Guo (1733-1765) hermano del emperador. Tras el las formas barrocas del antiguo Palacio de Verano

 

Emperador Qianlong

 

Retrato del emperador Qianlong

 

Retrato ecuestre del emperador Qianlong a la manera de los retratos europeos. No podemos olvidar que Qianlon fue contemporáneo de Luis XV

 

 

portrait-of-the-imperial-bodyguard-zhanyinbao-by-giuseppe-castiglione

Castiglione o Lan Shi’ning, como era conocido en la corte, realizó frecuentes series como la serie de los diez perros favoritos del emperador

 

Ten_Prized_Dogs_

 

sus halcones

 

 

 

y numerosas series de los caballos imperiales, entre las que destacan Los cuatro corceles afganos

 

 

Su obra mayor llamada 100 caballos en un paisaje está considerada como una de las mejores obras maestras de la pintura china tradicional. fue pintada en 1728 para el emperador Yonzheng en un pergamino de seda de alrededor de 8 metros de largo.

 

 

La dificultad de pintar sobre seda es que no se puede corregir una vez aplicada la pintura, por lo que Castiglione realizó muchos bocetos antes de empezar la obra. Dedicó cinco años a terminar la pintura.

 

Aunque no se tienen noticias de su recepción por parte del emperador Yonzheng, sí se sabe que el siguiente emperador Qianlong la tenía entre sus obras maestras y que sirvió para que Castiglione fuese nombrado principal pintor de la corte Imperial. A pesar de su general apariencia oriental, cuando uno se centra en los detalles del paisaje, es fácil advertir que están pintados según las convenciones pictóricas occidentales, con un uso de la perspectiva distinto a la pintura china de la época.

Además cuando uno observa con atención árboles y caballos se advierte el uso de una única fuente de luz que crea las sombras y confiere volumetría tanto a la vegetación como a los caballos, a diferencia de los diferentes tipos de iluminación que podían usarse en una pintura tradicional china.  La particular manera de mezclar el sombreado y la perspectiva de la pintura occidental con el estilo llenos de vaciós del arte oriental es su marca de estilo que tendría continuadores en el arte chino.

 

lang-shining_immortal-blossoms-of-an-eternal-spring

 

Otra de sus series más famosas se llama Inmortal Blossoms of an Eternal Spring. Este conjunto de dieciséis hojas  incluye  flores, frutas o plantas tan simbólicas para la cultura china como la peonía de árbol, la flor de melocotón, las magnolia, el iris con franjas, la rosa espinosa amarilla, el clavel, la amapola, las lilas, los lirios o el bambú, el loto o el crisantemo. Ocho de las hojas también incluyen pájaros. El reverso de cada pintura está en blanco, y el último va firmado con una “Canción-escritura” como “respetuosamente pintado por su servidor, Lang Shining.”

A juzgar por el estilo de la pintura, parecería ser una obra maestra del reinado de Yongzheng (1723-1735). Castiglione no sólo pintó las dieciséis hojas de este álbum con un uso muy cuidadoso del color, sino que las composiciones también son bastante innovadoras.

 

En particular, fue capaz de trascender la representación tradicional de las aves en la pintura china para lograr resultados fantásticos en la perspectiva y sombrado occidentales. En muchos lugares de la representación de las aves y las flores se revelan sutiles toques de luz y sombra con los que el artista muestra una innovadora habilidad en utilizar pigmento blanco para resaltar las áreas más brillantes.

 

 

El emperador Qianlong trató en repetidas ocasiones de elevarlo al estatus mandarin, pero hay noticias  del conflicto que para un jesuita con voto de pobreza suponían esas dignidades  y que muestran muy claramente el carácter del pintor que intentó por todos los medios evitar tales prerrogativas. El profesor Marco Musilo nos cuenta cómo se llegó al punto de que el propio emperador tuvo que revocar en una ocasión la concesión del estatus de mandarín, hecho completamente insólito en una corte donde los deseos del emperador eran órdenes. Sin embargo, el propio gesto nos confirma la altísima estima de la que gozó el pintor en la corte imperial hasta el punto de qué cuando se encontraba enfermo el emperador Qianlong le mandaba sus propios médicos.

 

También colaboró en el diseño y la realización de las fuentes, jardines y pabellones decorados en estilo occidental en el llamado Palacio Viejo de Verano para el que reunió a un equipo de artistas occidentales, incluyendo el arquitecto francés Michel Benoist, él mismo un jesuita, y que se convirtió en un lugar favorito para las tardes del emperador y sus Concubinas. El Palacio de Verano era un lugar vetado incluso para los miembros masculinos de la casa real, un lugar fantástico, al que acaso algún día dedique un post, al que solo tenía acceso el emperador, sus concubinas, los niños de la familia real y una verdadera legión de criadas y eunucos. Uno de los poquísimos varones con acceso a aquel lugar fue el pintor Lang Shining.

 

Giuseppe Castiglione murió en Beijing el 17 de julio de 1766. El emperador Qianlong, su gran amigo y admirador, ordenó que se celebrarán en su honor funerales imperiales, que correspondian a su alto rango de mandarin de segunda clase.

 

El Museo Nacional del Palacio de Taipei conserva varias de sus creaciones, entre ellas alguna muy curiosa como la alargada pintura (7,7 metros) de los cien caballos, que está considerada su obra maestra

http://www.comuseum.com/painting/masters/lang-shining/one-hundred-horses/

Publicado en pintura, Sin categoría y etiquetado , , , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete + 7 =