Janet Echelman en la Plaza Mayor

Madrid 1.78 “  de Janet Echelman en la Plaza Mayor

 

Esta semana os hablaba del Fiber art en la entrada que dediqué a Edith Meusnier y que podeis ver pinchando aqui. Pues bien, casualmente y para celebrar el 400 aniversario de la construcción de la Plaza Mayor de Madrid, otra de las artistas más conocidas del medio, la estadounidense Janet Echelman ha instalado en la plaza, justo sobre la estatua de Felipe III, comenzda por Giambologna y terminada por Pietro Tacca en 1616 y que llegó a Madrid como regalo del Gran Duque de Toscana, Cosme I de Medicis.

 

 

La instalación lleva por título Madrid 1.78 “  porque esos fueron exactamente el número de microsegundos que, según cálculos de los científicos de la NASA,  el día sea acortó   en 2011 a consecuencia del terremoto de Fukushima de 8.9 grados en la escala Richter.

El Studio Echelman, basándose en el conjunto de datos científicos del terremoto y el tsunami de Japón, generó una escultura tridimensional usando los datos de la altura de las olas del tsunami a lo largo de todo el océano Pacífico.

 

 

La pieza forma parte de una serie serie Earth Time Series, que la artista comenzó en 2010 para reflexionar sobre el tiempo y que ya ha tenido más instalaciones en distintas ciudades de Europa, Asia, Australia y América. Esta misma pieza, pero con distintos colores, estuvo en Piccadilly Circus en Londres.

 

 

La instalación, como todas sus piezas, es además una proeza de ingeniería tecnológica. Con unas medidas de   44 metros de largo por 35 de ancho y 21 de alto, se apoya en cuatro enormes machones de la que parten unas fibras de polietileno de peso molecular extremadamente alto –un material quince veces más fuerte que el acero. De ahi parte toda otra red de cordones de nylon también de alta resistencia  de muchos colores trenzadas a mano para crear una malla que le dota una gran flexibilidad lo que le permite, y puedo asegurarlo, ser acunada por la más ligera brisa.

 

 

“La idea central de mi obra tiene que ver con la interconectividad. El armazón de la red está creado de forma que, cuando un nudo se mueve con el viento, todos los demás nudos se mueven también. Es una pieza que trata sobre las relaciones y la interdependencia, las conexiones con otros seres humanos pero también con el medio físico”, afirmaba Janet Echelman en El País.

 

 

La instalación, con ese suave movimiento, cobraba vida cuando, al atardecer, se encendía la iluminación, que partía de varios focos instalados en las cuatro esquinas de la plaza. Lamentablemente la pieza solo estaba prevista hasta el día 19 de febrero con lo que probablemente la hayan retirado ya.

 

Amsterdam Light Festival

 

Aún así os recomiendo visitar la página web de la artista para admirar las numerosísimas instalaciones que lleva realizadas en numerosas capitales como Praga, Boston, Ámsterdam, Oporto, Shanghái, México DF, o San Francisco y que sirven muy bien para ilustrar el nivel de creaciones que esta alcanzando el Fiber art,

 

She Changes en Oporto

Publicado en escultura y etiquetado , , , , , , , , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 + ocho =