Agnès Varda o la joie de vivre

Agnès Varda o la pura dicha de la vida

9TH Governors Awards –  Los Angeles, California, 11/11/2017 – Director Agnes Varda. REUTERS/Mario Anzuoni

 

 

Empiezo por decir que adoro a Agnès Varda, esa menuda anicianita con el pelo paje a lo Piero della Francesca o Bellini y bicolor- adoro el color, no quiero ser como ese perro blanco, dice en su última película- que a finales del mes que viene cumplirá 90 años en una forma mental y creativa envidiables.

Autoportrait devant quelques hommes de G. Bellini, Venise, 1962 /Agnès Varda

Y he de reconocer que es un amor reciente. No puedo decir que conociese, o tal vez sí, así de flaca es mi memoria, algunas de las películas que hizo junto a sus compañeros de la Nouvelle Vague, aunque también he de admitir que, una vez hechas las presentaciones, me he visto de su obra todo lo que he podido encontrar. Y nada me ha defraudado.

 

Glaneurs et la glaneuse

Conocí, como muchos supongo, la obra de esta creadora en su faceta de documentalista con su conocida obra Los espigadores y la espigadora (Les Glaneurs et la glaneuse) del año 2000 que yo ví algo más tarde, pero no mucho, y que sí no habéis visto, por favor, dejad de leed esto y pinchad en este link http://www.veoh.com/watch/v95795145sbRh97Ax porque nada de lo que yo os pueda contar sobre ella, llega ni de lejos a lo que ella cuenta sobre sí misma. Sólo para que os hagáis una idea, recientemente, en 2014, en una encuesta de la conocida revista Sight and Sound ha sido considerado entre los diez mejores documentales de la historia y ya es decir. Tan exitoso fue que la propia Varda realizó en 2002 una segunda parte que se llamó Les Glaneurs et la glaneuse… deux ans après

 

Hoy os quiero hablar de Agnès Varda porque esta semana he visto su premiadísimo último documental Visages Villages de 2017, realizado con el joven artista y fotógrafo francés JR a quien algunos llaman el Cartier-Bresson del siglo XXI.

 

 

Con esta obra, ambos ganaron en el último Festival de Cannes el premio L’Œil d’or y les ha supuesto su primera nominación a los Oscars, donde Agnès causó sensación (negativa fijaros ¿qué saben ellos?) vestida con una túnica de Gucci y obteniendo el record de ser la persona de más edad nominada en la historia a sus 89 años.

 

Además de obtener su sexta candidatura al premio Cesar que ha ganado tres veces, este mismo año le han concedido un Oscar honorífico  que el entregó Angelina Jolie a toda su carrera que se suma a su León de Oro en Venecia en 1985 y a una Palma de Oro honorífica del festival de Cannes en 2015. Pero ¿quién es esta perseverante cineasta os preguntaréis quienes tengáis la mala y la buena suerte de no conocerla todavía?

 

 

Agnès Varda, en realidad Arlette Varda antes de cambiarse el nombre, nació en 1928 en Belgica de padre griego y madre francesa, aunque en la guerra tuvo que huir de Belgica y se estableció con su familia en Sète, un pueblecito pesquero occitano, situado entre Montpellier y Béziers, donde pasó su adolescencia viviendo en un barco y que la marcaría para siempre.

 

La Pointe Courte

Todo lo que os pueda contar sobre ella, Agnès lo cuenta cien mil veces mejor en su documental de 2008 Les plages d’Agnès, quizás una de sus obras menos conocidas pero de las más interesantes para conocerla puesto que es una autobiografía filmada de sí misma caminando hacia atrás por las playas de su vida. O mejor dicho una auto cinegrafía como ella misma gusta de llamar a su obra.

 

 

Tras su adolescencia en el Midi francés y una fuga adolescente que le llevó a faenar en un barco pesquero en Córcega, Agnès estudió fotografía  en la École des beaux-arts y historia del arte en la École du Louvre, donde tuvo como profesor nada menos que a Gaston Bachelard.

Agnes-Varda-in-China-1957

En un París aún ocupado por los nazis, trabaja como fotógrafa para lo que le surja, retratos, ferrocarriles, etc. Su primer trabajo serio lo realizaría de la mano del actor Jean Villar en el TNP (Théâtre national populaire) que entonces dirigía y en el Festival de Aviñón que el mismo Villar fundó y dirigió de 1947 hasta 1971. Las fotografías que entonces tomó fueron objeto de una retrospectiva celebrada e el Teatro de Narbonne en 2007 y en su ciudad adoptiva de Séte en 2012 con el título « Je me souviens de Vilar en Avignon », Agnès Varda (1948-1955).

Gérard Philipe, Jean Vilar, Léon Gischia dans la Cour d’honneur du Palais des papes – 1952 © Agnès Varda

El salto al cine de su faceta de fotógrafa lo realizó de una manera natural, aun reconociendo que apenas había visto media docena de películas en su vida. Su primera película La Pointe Courte de 1955 marcará de una forma importante todo el comienzo de la Nouvelle Vague, pues se filmó años antes de los 400 golpes o Al final de la escapada de Jean-Luc Godard.

 

philippe-noiret-silvia-monfort-la-pointe-courte

 

Agnès hizo esta película como una suerte de homenaje a un amigo enfermo de cáncer terminal Pierre F. con gente del barrio pesquero que da título a la película. La protagonizaron Silvia Monfort y Philippe Noiret, en su primer papel, en los papeles de Ella y Él. La película se convertirá en un hito. Con su desconocimiento del cine, Agnès le dió un soplo de libertad al cine francés, como escribe la Belgian Review of Cinema   :

“Todo el cine nuevo germina en La Pointe Courte – película amateur, rodada en 35 mm, con medios improvisados y fuera del circuito económico tradicional. […] Crónica neorrealista de un pueblo de pescadores tan sólo cuenta el diálogo de una pareja que hace balance sobre su relación. Todas las características de la escuela de cine joven se encuentran en La Pointe Courte y Alain Resnais, que fue el montador, nunca ha ocultado la influencia que esta película tuvo en él. “

 

En 1959 conocerá en el festival de Tours al que sería el amor de su vida y el padre de sus dos hijos con quien continuó hasta su muerte en 1990, el director Jacques Demy, autor de una filmografía interesantísima a su vez entre la que cabe citar Los paraguas de Cherbourgo  (1964), Les Demoiselles de Rochefort (1967),  o Una habitación en la ciudad (1982).

 

Jacques Demy and Agnès Varda

A partir de ese momento todo es la historia de la Nouvelle vague. Godard, uno de sus íntimos amigos y cuya visita supone el broche final (y la sorpresa) de Villages/Visages, conoció al productor  Georges de Beauregard que le financió  À bout de souffle en 1960, productor por cierto bien conocido del cine español pues aquí había producido La muerte de un ciclista y Calle Mayor de Juan Antonio Bardem. El éxito de Al final de la escapada fue tal para una película de bajo presupuesto que Beauregard produjo también Lola de Jacques Demy, con Anouk Aimée  Cléo de 5 à 7, de Agnès Varda, y  L’Œil du Malin, de Claude Chabrol.

 

La pelicula de Varda, Cléo de 5 à 7, tiene lugar en tiempo real, el 21 de junio de 1961 y habla de una cantante joven y bastante frívola, que teme sufrir de cáncer y debe esperar dos horas los resultados de sus exámenes médicos. Está protagonizada por la cantante y actriz Corinne Marchand y en su metraje se incluye una película muda protagonizada por Jean-Luc Godard y su pareja de entonces, la hipnótica Anna Karina.

Anna-Karina-Jean-Luc-Godard en Cleo de 5 a 7

A pesar de todo nunca abandonó su faceta de fotógrafa de la que dan muestra las extraordinarias fotografías que tomó en sus viajes: a la recién constituida República Popular China,

Agnes Varda – A Chinese Family in Hankou, Hubei Province, China

a la postrevolucionaria Cuba, donde tomaría una serie de fotos que llamaría Socialismo y Cha cha cha e incluso una foto al mismisimo Fidel Castro (como un ángel con alas de piedra, dice ella misma)

 

 

o los innumerables retratos de sus amigos, desde Calder a Jane Birkin, Chris Marker, los Panteras Negras o Jim Morrison.

 

Alexander Calder by Agnés Varda , 1955

Chris Marker

Agnes Varda y Jim Morrison

Black-Panthers-copyright-agnès-varda-1968

Después del éxito de su marido Jacques Demy con Los paraguas de Cherburgo entre 1968 y 1970 , se trasladó a Los Ángeles , donde dirigió una película hippie con la Superstar de la Factory, Viva y los compositores del musical Hair, Gerome Ragni y James Rado. La película se llamó, Lions Love  (… and Lies) de 1970 que es una auténtica locura donde los protagonistas se disfrazan de San Agustín, San Juan de la Cruz y Theresa de Lisieux.

 

Viva-Rado-Ragni-Varda-in-Hommage-to-Magritte-Agnès-Vardas-Lions-Love-

 

http://rarasartes.com/wp-content/uploads/2018/03/Agnès-Varda-center-with-Viva-on-the-set-of-Lions-Love

 

También filmó el juicio al cofundador de las Panteras Negras, Huey P. Newton , con el que hizo un cortometraje Black Panthers .

 

Black Panthers’ de Agnès Varda

También realizaría entre 1979 y 1981 un documental que prestaba atención al arte urbano, desde los graffittti y pinturas murales de los Angeles que tituló Mur murs.

 

 

Pero su éxito mayor lo alcanzaría en 1985 con la película Sin techo ni ley protagonizada por una jovencísima Sandrine Bonnaire con la que ganó el Leon de Oro del Festival de Venecia. Esta película, altamente recomendable, consiste en una especie de adaptación, al cine, del género literario, la nouveau roman. Para respetar las doctrinas defendidas por el movimiento de su íntima amiga la escritora Nathalie Sarraute o Alain Robbe-Grillet,  Agnès Varda  eligió un tono de absoluta neutralidad donde la actuación está casi ausente en la película, se habla más que se actua; se recita el texto en lugar de vivirlo. Paradójicamente esta película tan poco actuada le supuso el premio Cesar y el de la crítica de Los Ángeles a su actriz, Sandrine Bonnaire.

 

Sandrine Bonnaire en Sans toit ni loi

Después de la muerte de su gran amor, Jacques Demy por SIDA en 1990 , Agnés le rindió homenaje con tres películas: Jacquot de Nantes , con guión del propio Demy y filmada en sus últimos días con el a su lado, y dos documentales Les demoiselles ont eu 25 ans, para celebrar el 25 aniversario de la película de Jacques Demy,   Les Demoiselles de Rochefort  y un documental que me encantaría ver que tituló L’Univers de Jacques Demy.

 

jacquot de nantes, agnes varda

 

Agnès Varda et jacques Demy sur le tournage de Jacquot de Nantes

 

Les Demoiselles ont eu 25 ans

 

L’universe de Jacques Demy

En 1995 hizo una película rarísima titulada Les Cent et Une Nuits de Simon Cinéma  sobre un señor Cinema que va a cumplir 100 años que vive sólo y tiene lapsos de memoria y pretende registras su historia. La película que fue un sonoro fracaso tiene un elenco de actores sin embargo que tira para atrás. A saber, Michel Piccoli de protagonista pero también Marcelo Mastroianni, Anouk Aimée, Fanny Ardant, Jean Puel Belmondo, Sandrine Bonnaire, Alain Delon, Catherine Deneuve, Robert DeNiro, Gerard Depardieu, Harrison Ford, Gina Lollobrigida, Jane Birkin, Jeanne Moreau, Hanna Schygulla, Virna Lisi, Daryl Hannah y hasta Clint Eastwood o Elizabeth Taylor, casi nada.

 

 

A partir del nuevo siglo Agnés Varda se concentra más en los documentales.

Les Glaneurs et la Glaneuse del año 2000, y su continuación, Deux Ans après 2002. Quelques veuves de Noirmoutier 2005 sobre las viudas de la isla de Noirmourtier y que complementaba una expsoición en la Fundación Cartier de París

 

Quelques veuves de Noirmoutier

La maravillosa y autobiográfica Las playas de Agnés de 2008, entre las que más recomiendo.

 

Las playas de Agnes (2008)

Y esta ultima Villages/ Visages que para recomendaros me ha hecho escribir todo este post.

 

Visages,Villages

 

Y para terminar, como abreboca, el trailer de

La Ricotta de Pier Paolo Pasolini

A cuenta de mi artículo sobre la exposición manierista Il Cinquecento a Firenze. Tra Michelangelo, Pontormo e Giambologna del Palazzo Strozzi de la que os hablo en mi anterior post que podéis leer pinchando aquí os cuelgo ahora el episodio La ricotta de Pier Paolo Pasolini protagonizado por Orson Welles para la pelicula Ro.Go.Pa.G,  una película de cuatro episodios rodados respectivamente por Pasolini, esta, La ricotta,  Illibatezza (“Chastity”) de Roberto Rossellini ,  Il nuovo mondo  (“The New World”) de Jean-Luc Godard y Il pollo ruspante de Ugo Gregoretti.

Una maravilla. La única pena es que es la versión original con subtítulos en francés

Tres de mis cuadros favoritos reunidos en el Palacio Strozzi de Florencia

Desde el 21 de septiembre de 2017 al 21 de enero de 2018, el Palazzo Strozzi acogerá  Il Cinquecento a Firenze. Tra Michelangelo, Pontormo e Giambologna una exposición extraordinaria dedicada al arte del siglo XVI en Florencia. Este será el último acto de una trilogía de exposiciones en Palazzo Strozzi comisariadas por Carlo Falciani y Antonio Natali , que comenzó con la exposición dedicada a Bronzino  en 2010 y Pontormo e Rosso Fiorentino  en 2014.

 

Catalogo de la Muestra de Pontormo e Rosso Fiorentino. Divergenti vie della Maniera del Palazzo Strozzi en 2014

La exposición actual celebra una época cultural e intelectual excepcional , en una confrontación entre “la maniera moderna” y la contrarreforma , entre lo sagrado y lo profano: una temporada única para la historia del arte, marcada por el Concilio de Trento y la figura de Francesco I de ‘Medici, uno de los más brillantes representantes del mecenazgo de la cortes europeas. La exposición incluye más de 70 pinturas y esculturas , con un total de 41 artistas , expresión de temperamento cultural de ese tiempo. Entre las muchas obras, tres de mis pinturas favoritas del Manierismo reunidas en una exposición por primera vez, motivo por el cual me he animado a escribir este post. Las tres obras son las de las que hablaré en último lugar, pero como no podía evitar contextualizarlo, os hago una descripción somera de la exposición que es igualmente magnífica.

 

Fachada del Palazzo Strozzi con las cartelas de la exposición

 

A lo largo de los pasillos del Palazzo Strozzi dialogan, de forma cronológica y temática al mismo tiempo, obras sagradas y profanas de los grandes maestro del siglo como Miguel Ángel, Pontormo y Rosso Fiorentino , pero también de pintores como Giorgio Vasari, Jacopo Zucchi, Giovanni Stradano, Girolamo Macchietti, Mirabello Cavalori y   Santi di Tito y escultores como Giambologna, Bartolomeo Ammannati  y Vincenzo Danti , sólo por nombrar algunos de los que estuvieron involucrados en las empresas del Studiolo y de las Tribune  y en la decoración de las iglesias florentinas. Artistas capaces de jugar con los más variados registros expresivos – desde la inspiración religiosa  a las pasiones ciudadanas por el comune- , que tuvieron  su propia formación a principios de siglo de la mano de los grandes maestros florentinos y que son ejemplos de un mundo cambiante que se enfrentó a una transformación compleja que en ciencia llevaría hasta Galileo Galilei, abriéndose a una nueva visión de la naturaleza y de la expresión artística europea que culminaría en el Barroco.

 

Michelangelo Buonarroti (Caprese o Chiusi della Verna 1475-Roma 1564) Dio fluviale 1526-1527 aprox. Modelo en arcilla, tierra, arena, fibras vegetales y animales, caseina, sobre alma de alambre de hierro cm 65 x 140 x 70 Firenze, Accademia delle Arti del Disegno (en deposito al Museo di Casa Buonarroti . Detrás , Andrea del Sarto (Andrea d’Agnolo; Firenze 1486-1530) Compianto su Cristo morto (Pietà di Luco)1523-1524, olio su tavola, cm 238,5 x 198,5. Firenze, Gallerie degli Uffizi,

 

El Studiolo de Francesco I en el Palazzo Vecchio de Florencia, comenzó en 1570 y es una de los creaciones más originales de la maniera florentina, fruto de la colaboración entre el intelectual Vincenzo Borghini y un grupo de treinta y un artistas capitaneados por Giorgio Vasari. Era parte del apartamento privado del duque y en origen se accedía a él desde su habitación. El programa iconográfico de Borghini celebra la relación entre el Arte y la Naturaleza, en línea con los intereses de Francesco I, apasionado de las ciencias, que practicaba en persona la alquimia y otras actividades experimentales.

 

Sala de la exposición con obras pertenecientes al Studiolo de Francesco I, con los cuatro lunetos pertenecientes a colecciones privadas hoy en día entre ellos La Fatica 1582-1585 di Santi di Tito o Cronos de Giovanni Maria Butteri  arriba a ambos lados del rincón. En el centro la escultura del Rapto de las Sabinas de  Giambologna (1579) , bronce, cm 109 x 45 x 40. de Napoles, Museo di Capodimonte,

 

La Tribuna era una sala octogonal ubicada entre el Corredor Levante y la Galería Uffizi. Pensada y ordenada por Francesco I de ‘Medici, confió su ejecución a Bernardo Buontalenti, se completó en 1583. Se ha tenido como uno de los  primeros museos públicos verdaderos pensada para dar la bienvenida a los visitantes y donde mostrar y admirar las colecciones de arte del príncipe y, al mismo tiempo, de rarezas naturales.

 

En el centro, Apolo y Jacinto (1546) de Benvenuto Cellini (191 x 70 x 55 cm Firenze, Museo Nazionale del Bargello) y detrás a la derecha Annunciazione 1534 de Francesco Salviati (Roma, Chiesa di San Francesco a Ripa). A la izda, uno de esos tres cuadros predilectos de los que hablaré más abajo

 

Sala de obras religiosas manieristas provenientes de las distintas iglesias de la ciudad de Florencia. En el centro el maravilloso Crucifijo de Giambologna de 1598 de la Basilica de la Santissima Anunziata . Detrás a la derecha La Resurrección  1574 de Santi di Tito de la Basilica di Santa Croce  y la primera por la izda La Crucifixión (1560-3)de Giorgio Vassari de la Iglesia de Santa María del Carmine. En medio Cristo y la adultera de Alessandro Allori  de la Basilica di Santo Spirito.

 

Sala IV dedicada a los Retratos. En la pared a la izda, Ritratto di Antonio de’ Ricci (1587-1590)   de Francesco Morandini conocido como Poppi , en el centro Ritratto di Sinibaldo Gaddi post 1564 de Maso da San Friano

.

 

Sección VI Alegorías y mitos. Las esculturas son Hercules y Anteo (1560) de Bartolomeo Ammannati de la Villa medicea di Castello, a la izda el marmol Fata Morgana, 1572, de Giambologna de una colección paricular, y del mismo autor, al fondo, el bronce de la Venus Anadiome de la Villa medicea della Petraia. A la dcha Amore e Psiche 1589, de Jacopo Zucchi de la Villa Borghese

 

Otra vista de la misma sala con Hercules y Anteo de AmmannatiFata Morgana de Giambologna y La Liberalità e la Ricchezza / Proserpina 1565 de Girolamo Macchietti

 

También en esa sala cuelga esta obra de Michele di Ridolfo del Ghirlandaio (Michele Tosini; Firenze 1503-1577)titulada La Notte 1555-1565, y basada sobre las escultura de las Tumbas mediceas de Miguel Angel en San Lorenzo. Oleo sobre tabla, cm 135 x196. Roma, Galleria Colonna,

 

Alessandro Allori (Firenze 1535-1607) Venere e Amore 1575-1580 circa, olio su tavola, cm 143 x 226,5. Montpellier, Musée Fabre, tambén en la misma sala de las Alegorías que las anteriores.

 

                                   Venus Anadiome de la Villa medicea della Petraia de Juan de Bolonia

 

Giambologna_Fata_Morgana. Colección particular. Mármol, cm 99 x 45 x 68 Cortesía de Patricia Wengraf

 

 

Sezione VII Avvio al Seicento. En el centro  Miracoli di san Fiacre 1596 de Alessandro Allori de la Basilica di Santo Spirito. a la izda Annunciazione 1600, de Andrea Boscoli  de la Chiesa del monastero di San Luca y a la derecha Madonna in trono col Bambino tra i santi Michele Arcangelo e Benedetto 1595 de Gregorio Pagani

 

 

En esta ultima sala también está el impresionante, 360 x 238 cm,. Visione di san Tommaso d’Aquino 1593 de la Iglesia de San Marcos de Florencia obra de Santi di Tito

 

Pero entre las muchas obras expuestas los visitantes pueden asistir a confrontaciones jamás vistas, como las que os he colgado hasta ahora, pero entre las que destaca por su propio peso un parangone absolutamente irrepetible entre tres de mis pinturas favoritas del Manierismo que es un maravilloso acontecimiento y, que como os conté al principio, es la razón última de este post .

 

De izda a dcha, la Deposición de Volterra de Rosso Fiorentino, en el centro La Deposición de Pontormo y La Piedad de Besançon de Agnolo Bronzino. La escultura es Apolo y Jacinto (1546) de Benvenuto Cellini

 

 

Me refiero a la  confrontación que se produce entre estas tres mayúsculas obras de arte: la Deposizione  de Santa Felicità de Pontormo, la Deposición de la Cruz del Museo de Volterra de Rosso Fiorentino y el Cristo depuesto  de Bronzino procedente de Besançon. Tres de las obras más hermosas, no me cansaré de repetirlo, de todo el manierismo que además comparten más o menos un mismo motivo y por las que yo personalmente, -la deposición de Pontormo ha estado a la cabecera de mi cama estos últimos años- tengo una profunda y confesa fascinación.

 

 

La más antigua de las tres es la Deposizione de Volterra de Rosso Fiorentino firmada y datada en 1521  y conservada en la Pinacoteca di Volterra. La firma se encuentra al pie de la escalera con un bonito  RUBEUS FLOR.

 

 

La tela muestra un momento hasta entonces representado raramente e inspirado en el Evangelio de San Mateo en el cual la tierra viene cubierta de una repentina oscuridad. Está de hecho ambientada en el crepúsculo, con un delicado traspaso de la luz de la tarde desde la línea del horizonte a la parte alta de la pintura. Tampoco descrito en los evangelios está el hecho del cuerpo de Cristo que parece de escapársele de las manos de los personajes que le socorren, que se afanan, en un equilibrio inestable, en evitar su caída.

 

 

La explosión emotiva de este episodio combinada, en la parte inferior, con una fuerte espiritualidad caracterizada por la rica gama de poses y expresiones de los asistentes, entre los cuales destaca la Virgen dolorosa, la Magdalena arrodillada y abrazada a las rodillas de María y el San Juan que se aparta doblado por el dolor. La disposición asimétrica de las escaleras genera una especie de movimiento violento, acentuado por la falta de certidumbre de los apoyos de los personajes que bajan el cuerpo . Se caracteriza además por la volumetría angulosa de las figuras, por los movimientos convulsos de los personajes y por los colores intensos prevalentemente rosáceos que casi se tornan fosforescentes con respecto al claroscuro azulado del fondo, motivos todos ellos que hicieron que históricamente el cuadro fuese juzgado duramente, como casi todo el manierismo, hasta que fue rescatado por los pintores de principios del siglo XX que lo apreciaban precisamente por las mismas razones por las que la crítica histórica le minusvaloraba.

No soy sólo yo, obviamente, quien ama profundamente este cuadro. Dos referencias. Primero un fragmento de Gabriele D’Annunzio en su novela Forse che si, forse che no y que, en su momento, dio tal fama al cuadro que incluso creó, entre los extranjeros, una disculpa para visitar la ciudad de Volterra. No he encontrado traducción, así que, humildemente, aporto la mía propia:

Daba algunos pasos; caminaba hacia la Deposición, tapándose los ojos con las palmas de las manos. Los volvía abrir delante del cuadro, y consideraba de nuevo la tragedia muda; después se sentaba aparte, sin apartar nunca la mirada. “Te parece como si lo volvieras a crear cada vez que lo miras, ¿verdad?” le decía a su hermano. “Nace de la música; renace de la música. Y quizás tú eres aquel jovencito moreno como la aceituna que se sostiene sobre la escalera con sus brazos desnudos y mira la cabeza de la Magdalena como a un grupo de reptiles decapitados. ¿Escuchas como grita la pecadora? ¿Escuchas como solloza el predilecto?”.  Verdaderamente el vestido rojo de la mujer arrodillada a los pies de la santa madre era como el grito de la pasión todavía mojada en turbia sangre. Los golpes rotos de la luz sobre el manto amarillento del Discípulo eran como los sollozos del alma percutiendo. Los hombres sobre las escaleras estaban como prisioneros en la violencia de un viento fatal. La fuerza se agitaba en sus músculos como una angustia. En ese cuerpo, que se había retirado de la cruz, pesaba el precio del mundo. En vano José de Arimatea había comprado el sudario, en vano Nicodemo había traído la mezcla de mirra y aloe. Ya el viento de la resurrección soplaba alrededor de la madera sublime. Pero toda la sombra estaba baja, toda la sombra del sepulcro estaba sobre una sola carne, estaba sobre la Madre oscurecida, sobre el vientre que había traído el fruto del dolor . La luz me ha desaparecido, decía el antiguo lamento. Entre María de Cleofás y Salomé, entre dos mujeres solteras y caducas, ella era ya como el aleteo de una noche eterna.

 

Fotograma de La ricotta episodio rodado por Pasolini en la pelicula Ro.Go.Pa.G

 

La segunda referencia es el episodio La ricotta rodado por Pier Paolo Pasolini y protagonizado por Orson Welles para la pelicula Ro.Go.Pa.G,  una película de cuatro episodios rodados respectivamente por Pasolini, esta, La ricotta,  Illibatezza (“Chastity”) de Roberto Rossellini ,   Il nuovo mondo (“The New World”) de Jean-Luc Godard y Il pollo ruspante de Ugo Gregoretti. Para no hacer eterno este post, el episodio de Pasolini, en el que también aparece, como veremos, la Deposizione de Pontormo lo colgaré en este post donde podréis verlo si queréis.

 

El segundo cuadro es Il trasporto di Cristo o también llamado, en raras ocasiones, la Deposizione , raras puesto que la cruz no parece en este cuadro por ningún sitio. Es obra de Jacopo Carucci o Carrucci, más conocido como Pontormo. Este es el cuadro que tenía en la cabecera de mi cama.

 

La obra fue pintada para la Capilla Capponi en la iglesia de Santa Felicita en 1528. De la decoración de la bóveda de la capilla ahora perdida, sobreviven cuatro tondos con los Evangelistas, trabajados conjuntamente por Pontormo y por su discípulo e hijo adoptivo Agnolo Bronzino. En el altar está situada la obra maestra de Pontormo El descendimiento. En la cupoletta diseñada por Brunnelleschi, Pontormo pintó un fresco de Dios Padre, hoy perdido, del que nos da cuenta Vasari. En el altar se encuentra esta  Deposizione y sobre la pared opuesta una Annunciazione. Para los pennacchi o pechinas,  pintó además, ayudado por Bronzino, los ya nombrados  cuatro tondos de los Evangelistas. Los trabajos, realizados en gran secreto  por el artista que se hizo construir una pantalla de protección de madera, fueron  completados en el 1528. Como informa Vasari, la obra se descubrió entonces  “con meraviglia di tutta Firenze

San Juan de Pontormo

San Mateo y el Angel de Bronzino

La Anunciación de la pared de enfrente

No gozó sin embargo de fortuna inmediata: Vasari no apreció particularmente la manera de expresión “sin sombras y con un colorido claro y demasiado unido, que apenas conoce las luces medias (le mezzetinte) ni las oscuras”. Ya en el siglo XX con el mito de Pontormo como un artista “maldito”, misántropo y atormentado gozó de un éxito nuevo.

La composición es muy compleja, con once personajes unidos en un “nudo inextricable de figuras”, como escribió Adolfo Venturi, formando una especie de pirámide. los gestos son a menudo enfáticos, los rostros dolientes, como forma de acentuar la tensión expresiva.

 

 

El cuerpo de Cristo es transportado por dos jóvenes en diagonal que sitúa el cuerpo de Cristo sobre el altar como panis angelicus. Son los únicos dos personajes que miran hacia el espectador y caminan de puntillas como  si el cuerpo no pesase, por lo que hay quien propone verlos como ángeles. También hay dos mujeres en contacto con el cuerpo: una por encima que sujeta de una manera delicada la cabeza, y otra que mira hacia atrás y sujeta la mano de Jesús, lo que junto a la mano de la Magdalena con el lino delle lacrime forman un hermoso juego de manos que recuerda mucho a su maestro Miguel Angel.

 

 

A la derecha del cuadro aparece, detrás de la Virgen, la figura de Nicodemo con gorro verde oliva y  túnica de color siena natural que se identifica con un autorretrato del mismo Pontormo,

 

No hay absolutamente ninguna decoración. Los personajes dispuestos en una línea serpentinata que arranca desde la parte superior derecha hasta los pies de Cristo, parecen que estén suspendidos, casi en un ritmo de danza, dentro de un espacio que ha perdido la medida racional de la perspectiva geométrica, pero que presenta las mismas distorsiones de una visión onírica. Los colores claros y ácidos, propios de la paleta de este artista, son quizás lo más característico del cuadro y su luminosidad proviene de la técnica: témpera al huevo. Os dejo un vídeo en italiano de la restauración ad hoc del cuadro para esta exposición.

http://www.corriere.it/video-articoli/2017/09/13/uovo-pontormo-segreti-deposizione/4a29c406-984a-11e7-b032-1edc91712826.shtml

 

También este cuadro fue versionado como Tableau vivant por Pasolini en la ya citada La Ricotta

 

 

El último cuadro es la Deposizione di Cristo, también conocido como La Pietá, o La  Déploration sur le Christ mort, es una pintura al óleo sobre tabla (268×173 cm) realizada en 1545 por el pintor italiano Agnolo Bronzino, hijo adoptivo de Pontormo.  Se conserva en el Museo de Bellas Artes de Besançon. El trabajo está firmado: “OPERA DEL BRONZINO FIORENTINO”.

 

Déploration_sur_le_Christ_mort_(Bronzino)

La pintura fue hecha originalmente para la Capilla de Leonor de Toledo, esposa del gran duque Cosme I en el Palazzo Vecchio en Florencia; pero el gran duque Cosimo  apreció tanto la belleza que quiso regalársela como obsequio político al cardenal Nicolas Granvelle, canciller del emperador Carlos V. Bronzino luego hizo una copia para la capilla con colores más apagados.

 

Capilla de Leonor de Toledo en el Palazzo Vecchio

A la muerte de Granvela (1551), el trabajo estuvo colocado en su capilla funeraria de su ciudad natal de Besançon. Originalmente, había dos paneles laterales: el izquierdo, que representaba a san Juan Bautista, está ahora en J. Paul Getty Museum; el de la derecha, con san Cosme, ya no existe.

La belleza de las figuras de Bronzino, la Virgen que sostiene a Cristo en la tradicional Piedad, el San Juan tan miguelangelesco sosteniendo el torso de Jesús, la Magdalena a sus pies, más las diferentes mujeres es dificil de igualar.

 

Entre las figuras destacan varios ángeles sosteniendo un caliz el de la izquierda o la túnica inconsútil el de la derecha.

 

En la parte superior un grupo de cinco ángeles portan los instrumentos de la pasión:  la columna, la cruz, la lanza…

 

The Deposition of Christ

 

Y nada más, amigos, solo recomendaos el articulo de Fernando Checa sobre esta exposición titulado Elogio del manierismo y publicado en el Babelia de El Pais del 14/10/2017 que podeis leer pinchando aquí.