Wallace Chan, el artista más caro del mundo

Hoy voy a hacer un post sublime, si lo sublime es exactamente aquello que te atrae y te fascina al mismo tiempo que te horroriza e incluso te causa pavor y pasmo, e incluso disgusto. Confieso que, de todas las entradas que he hecho, es la que mayor escrúpulos morales e incluso estéticos me suscita. Y sin embargo al mismo tiempo me parecía necesario incluirla.  Quiero dedicárselo a mi bien amado Armando Ledoux, quien ni aún siquiera sé si lo leerá, pero que ha sido sin duda alguna la inspiración, los ojos que he imaginado mirando y la mano que me ha conducido en esta investigación sobre un ser difícilmente calificable como es Wallace Chan.

 

 

 

Wallace Chan se convirtió en la exclusivísima Bienal de los Anticuarios de París de 2012 en una auténtica revelación para el mundo occidental de la alta joyería. Desde un mínimo stand entre los fabulosos despliegues de Cartier, Bulgari, Boucheron y Chanel fue capaz de eclipsar a todos ellos.

 

 

abyssal_Bangle_Rhythm-of-a-Fantasy-

 

Wallace Chan es un ser curioso cuanto menos. A pesar de ser uno de los más ricos joyeros del mundo, proviene de una familia de la más absoluta pobreza en la que tenía que compartir la misma cuchara con sus cuatro hermanos. Aún así, después de haberse convertido sin dudarlo, en el artista mejor pagado de China vive con absoluta frugalidad, vistiendo como un monje, comiendo humildemente y residiendo en una casa relativamente modesta en una esquina cualquiera de Hong Kong mientras su taller es prácticamente un búnker tecnológico e inexpugnable donde se pasa el día trabajando, según relató un periodista del New York Times, manejando bolsas llenas de piedras preciosas cuyo tamaño nunca es menor que el de una pelota de golf.

 

Los ojos del Infinito

 

 

“Cuando me llega una piedra, hablo con ella. Es necesario que esa piedra, su belleza, complemente, se integre en mi espíritu y en mi corazón”, dijo el artista en una entrevista. Cuando veo una piedra y empiezo el proceso de creación, primero tengo que cerrar los ojos y meditar en su presencia. Para conocer la luz, necesitas transformarte en luz y entrar dentro de esa piedra como si desaparecieras. Solo la luz puede guiarte en como debe ser tallada una piedra.

 

 

 

 

Wallace Chance estudió pintura y escultura antes de dedicarse a la joyería que ha revolucionado, no sólo por la estética oriental de sus piezas, que también, sino por las nuevas técnicas que ha inventado. Su taller parece un laboratorio científico. Chan siempre está intentando inventar nuevas técnicas, nuevos instrumentales, nuevas tecnologías.

 

Collar “Ahora y Siempre”

 

En su página web hay una explicación de las cinco principales innovaciones que llevan su firma y su registro. Existe incluso un tipo de talla que lleva su nombre el Wallace cut y que permite incluir un rostro dentro de una piedra a la manera de un camafeo que se ve reflejado en cada una de las facetas.

 

 

 

Inventó también un tipo de engarce que permite que sea una piedra la que sujete a otra prescidiendo por completo del metal en los engarces.

 

 

 

 

Por otro lado también ha hecho avanzar mucho las técnicas asociadas al uso del titanio, prescindiendo en muchos casos del oro, lo que permite hacerlas muy ligeras y engarzar las gemas como si verdaderamente flotaran en el aire.

 

 

 

 

Otra singularidad es el tratamiento que ha conseguido dar al jade obteniendo de esta piedra milenaria una suntuosidad desconocida hasta la fecha.

 

 

 

 

 

 

 

earthling_Brooch_Fleur-de_Vie

 

Una auténtica revolución en la joyería china. Los millonarios de aquel país hasta fletan aviones para asistir a cada nueva exposición de las piezas de Chan, exclusivas, desmesuradas e irrepetibles joyas únicas puesto que el artista insiste en trabajar personalmente, con sus propias manos, cada una de las piezas .

 

 

Pero tener dinero no es suficiente. La mayor parte de las creaciones de Chan son aún de su propiedad. Su propia colección está valorada en más de 250 millones de dólares. Wallace Chan no vende sólo por dinero, ha de estar plenamente convencido que cada uno de sus criaturas encuentre el destinatario que la entienda y la merezca. Con lo que su exclusividad se multiplica exponencialmente, habiéndose convertido, incluso, en el deseo inalcanzable de aquellos a los que todo les es fácilmente accesible. Una pieza de Wallace Chan no lo es. Poseer una de sus joyas es entrar un una élite casi inaccesible incluso para las élites más exclusivas.

 

Fleur de la Dynastie Tang brooch with rubies, yellow diamonds, pink sapphires

 

 

Entre sus creaciones están sin duda las joyas más caras actualmente en el mundo. Una cigarra en jadeita, de un valioso jade de color lavanda, rubíes y diamantes – fue valorada durante la Bienal de París en unos 23 millones de euros,

 

 

 

 

Una de sus últimas creaciones llamada “Una Herencia que florece” es un collar que incluye 24 diamantes sin ninguna imperfección (clase D se llaman) incluyendo uno de 104 kilates obtenido de una piedra de 507 kilates en bruto. Chan compró la piedra directamente de la mina Sudafricana y meditó, según confiesa, ante ella durante tres años antes de empezar a tocarla.

 

 

El fastuoso collar más caro del munfo además combina otros cientos de diamantes rosas y blancos además de jades blancos y verdes. A pesar de su enorme tamaño el collar es ligerísimo debido al uso del titanio y puede ser usado en 27 formas distintas que se muestran en esta página de la revista Forbes.

 

algunas de las 27 posibles combinaciones de la pieza Heritage in Bloom

 

La máxima influencia de Chan es, según su propia confesión, otro creador igualmente exquisito: René Jules Lalique. Wallace Chan además sólo produce una media de una docena de piezas al año, todas trabajadas por sus propias manos.

 

Praise of spring and Inheritance Brooch

 

 

 

 

 

 

Lo primero es “encontrar una piedra que sea rarísima, desde todos los puntos de vista, su cristalización, su pureza, su claridad… Eso ya es un sufrimiento. Todas las piedras tienen sus particularidades. Hoy en día se sabe cómo se talla un diamante, cómo se talla un rubí, pero no por saber cómo se talla un cristal se conoce cómo tallar una esmeralda. Cada piedra tiene una técnica muy especial a la que hay que adaptarse. Por eso digo que hay un sufrimiento, porque se sufre para encontrar la técnica que se adapte a la piedra, a su mejor faceta”.

 

Gabriella Rose. This necklace features the world’s largest flawless purple sapphire.

 

Su creaciones se mueven entre lo kitsch y lo exquisito e incluso lo humorístico. Representa sobre todo aimales cargados de simbología en la cultura china como las libélulas, los peces, insectos y mariposas, además de referencias al cielo, la eternidad, lo abismal  o la tierra.

 

 

 

Para esta mariposa uso una mariposa real sobre la que fue añadiendo finísimas capas de madreperla

 

Confiesa que nunca sabe donde le conducirá el viaje que cada piedra implica. Por ejemplo, en una ocasión se rompió su tetera favorita, salvandóse solo la tapa que acabo convertida en un fastuoso anillo.

 

Anillo hecho con la tapa de una tetera

 

Para la élite de millonarios chinos estas referencias al simbolismo budista tiene un gran atractivo. Las piezas de Chan son siempre excesivas en todos los sentidos. No sólo en sus astronómicos precios sino en su tamaño y en su versatilidad.

 

 

 

Hasta la propia manera de exponerlas es una locura, creando cañas de bambú  que son auténticas obras de arte (arriba) o una famosa peonía de casi dos metros de altura llena de rubies que son joyas en sí mismas y que, allá donde se exhibe causa ese mismo pasmo, entre la controversia y la admiración, que al principio describía como sublime.

 

 

 

Hermoso pero aterrador. Pasmoso pero escandaloso. Terrible pero fascinante. Wallace Chan.

Aqui os pongo su página web, un video que le rodó el New York Times, en el que se le ve trabajando en su estudio, y otro de la BBC sobre el Wallace Cut

Publicado en artes decorativas, Sin categoría y etiquetado , , , , .

2 Comentarios

  1. Ups! Hace un año publicaste esto, no lo había visto, una amiga que estaba buscando a Armando en Google me alertó de esta publicación! Acabo de verla, mañana le presentaré al gran Chan! Beso!
    Sara

  2. Acaba de verlo: “Demente, un verdadero demente!!” “Bueno, bueno, bueno” Y, exclamando estas cosas y muchas otras, muerto que se ha quedao!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 + dos =