William Morris (III): Su militancia socialista y su labor editorial

Para terminar con William Morris le dedicaré entrada a su interesante labor editorial y a su activismo poñítico. William Morris siempre le dedico un especial interés a la edición de libros siendo el escritor como era. Los primeros dos libros que publicó como autor «The Defence of Guinevere», de 1858, y «Life and Death of Jason», 1867, fueron editados por el impresor más conocido de su época Charles Whittingham y aunque son estéticamente más cuidadosos que la generalidad la producción editorial coetánea, Morris, como ya le vamos conociendo, no se pudo dar por satisfecho.

 

 

Fascinado como estaba con toda la estética de la edad media y el primer renacimiento el ya había dedicado todo su atención a los manuscritos medievales, delicadamente iluminados, que coleccionó y cuya caligrafía le fascinaba.

 

Emery Walker in about 1890. Cheltenham Museum and Art Gallery

Pero su labor editorial tendría que esperar aún bastantes años. De hecho, no se decidió a embarcarse en la edición hasta que asistió una conferencia de Emery Walker en la Arts & Crafts Exhibition de 1888. Emery Walker era vecino y posteriormente amigo personal de Morris con el que compartía también su militancia socialista y quien era además un auténtico experto en tipografías del siglo XVI de las que era un ávido coleccionista.

 

Sede actual del Art Workers Guild con el busto de William Morris presidiendo en una hornacina

En aquel momento la influencia de William Morris en la comunidad artística de las islas británicas era ya más que evidente a través de la formación del Gremio de Trabajadores del Arte (Art Workers’ Guild) en 1884 y la creación de la Arts and Crafts Exhibition Society en 1887 de la que hablaremos más adelante. Si embargo William Morris en aquel momento estaba completamente embarcado en su activismo socialista.

 

Justo en el centro May Morris y un poco a su derecha, inconfundible por la barba su padre William

Morris, que como ya hemos visto había sido descrito como el mejor diagnosticado de la alienación en Gran Bretaña, siempre fue hasta su muerte un admirador de Karl Marx, incorporándose al primer grupo marxista de Gran Bretaña, la Democratic Federation. De hecho su militancia fue recibida con auténtico desconcierto por muchos de sus seguidores y admiradores como Alfred Tennyson al que se esperaba que Morris sucediera como poeta laureado o William De Morgan, el ceramista, sin embargo otros como el arquitecto Philip Webb, Faulkner, el ilustrador Walter Crane, su hija May Morris y algunos otros se unieron con él en su giro hacia la extrema izquierda.

 

Morris, cuyo socialismo podríamos caracterizar como un socialismo de rostro humano, siempre defendió que cualquier posible sociedad postcapitalista debía estar basada en la felicidad individual de todos tanto en el hogar como en el trabajo. De hecho, algunos  señalan que fue precisamente su naturaleza contraria a la al autoritarismo, la que permitió los aspectos más libertarios de su vida privada como la digna aceptación de los idilios de su mujer con el pintor Rosetti o con el poeta William Blunt.

 

 

También que tenía contacto con anarquistas rusos que se contaban entre sus amigos que residía entonces en Londres. También se relacionaba con Edward Carpenter, un compañero socialista y uno de los primeros ecologistas y defensores de la igualdad de la mujer y de la libertad sexual, incluida la homosexualidad.

 

 

Morris se volcó por completo en su activismo político, y, del mismo modo que había usado su dinero personal para sostener su compañía, ahora se dedicó a financiar campañas políticas, periódicos socialistas, e iniciativas políticas como la liga Socialista un nuevo partido revolucionario que creó en 1884 junto a Eleanora Marx, la hija de Karl Marx. Para ello y con el objetivo de disponer de más tiempo para su causa y para poder impartir mitines por todo el país delegó casi todas sus responsabilidades en la empresa a su ayudante John Henry Dearle.

 

When Adam Delved and Eve Span originalmente aparecida en el periodico de la Socialist League, The Commonweal, donde Morris era el editor. El texto es una frase del sacerdote lolardo del siglo XIV John Ball, uno de los líderes de la revuelta de los campesinos conocida como la Rebelión de Wat Tyler

Igualmente se implicó activamente en movimientos antibélicos y antiimperialistas, en una campaña para salvar edificios históricos de los restauradores neogóticos de la época, y sobre todo, en causas ecologistas. Sentía auténtica indignación ante el destrozo del campo inglés a manos de la explotación capitalista. Pedía una correcta administración de la tierra, el libre acceso a grandes extensiones de la misma y la preservación de la naturaleza salvaje y de los bosques que aún existían. También lucho por mejorar el medio urbano y los hogares de la clase trabajadora y el entorno obrero en su conjunto, y de igual modo se convirtió en un feroz crítico de las prácticas contemporáneas de producción, del consumo desmedido y del derroche. El argumento que mantenía Morris de que hacía falta una revolución para salvar la tierra de la explotación capitalista aún sigue vigente hoy en día.

 

Jeremy Deller, ganador del Premio Turner, realizó esta pintura mural para el pabellón británico de la Bienal de Venecia de 2013 y que ha sido reproducida en la entrada de la exposicion en la Fundación Juan March. Su titulo lo explica todo y recoge lo inseparable de la obra y la acción política de Morris: Morimos de hambre rodeados de oro. William Morris arrojando el yate de Roman Abramóvich, Luna, a la laguna de Venecia

 

Apartado en gran medida de la producción de su propia compañía, Y en cierto modo, desencantado de la creciente popularidad de sus productos entre los clientes de la clase alta y media alta, Morris se refugió artísticamente en la producción editorial. De hecho en alguna ocasión afirmó que después de la Beautiful House el mejor lugar de expresión artística era un hermoso libro.

 

 

Además en aquel momento su activismo socialista estaba disminuyendo por causa de la fragmentación y faccionalismo dentro del movimiento socialista inglés. En diciembre de 1888, Chiswick Press publicó la obra de Morris The House of the Wolfings, una historia fantástica ambientada en la Edad del Hierro en Europa que proporciona un retrato reconstruido de las vidas de las tribus góticas germánicas. Contenía tanto prosa como aspectos del verso poético.

 

 

Una secuela, The Roots of the Mountains, siguió en 1890. En los años siguientes, publicaría una serie de otras obras poéticas; The Story of the Glittering Plain, La historia de la llanura resplandeciente (1890), que sería la primera obra de su editorial,

 

 

 

 

The Wood Beyond the World, El bosque más allá del mundo (1894), The Well at the World’s End. El pozo en el fin del mundo (1896), The Water of the Wondrous Isles El agua de las islas maravillosas (1897) y. También se embarcó en una traducción de la anglosajona Beowulf.

Esta ingente actividad literaria le llevó a involucrarse en la edición. Como ya hemos señalado además, coexistió la oportunidad y vecindad de su amistad con su correligionario Emery Walker. Así, en enero de 1891, alquiló una pequeña casa junto a su mansión de Kelmscott Manor donde establecería su nueva empresa editorial la Kelmscott Press, de corta existencia pues no sobrevivió a su propia muerte en 1896.

 

Su objetivo fue publicar libros tan hermosos como fáciles de leer, en ediciones limitadas, impresas manualmente en imprentas tradicionales, para elevar, como ya había hecho con otras muchas artes “menores”, los estándares del arte de la impresión. Morris buscó, coherentemente con su otra producción artística, su inspiración en la Edad Media, donde encontraba los admirables modelos de los amanuenses. De esta manera, los libros creados por Morris están basados en los incunables de finales del siglo XV en los que basa su estructura, su disposición y su tipografía.

Es interesante destacar el tratamiento que hace del libro como un todo en el cual cada parte tiene su función y su importancia: la calidad de la impresión, la cuidada tipografía, la primorosa encuadernación, el papel artesano hecho a mano, las tintas naturales, etc.

 

 

Es importante destacar de nuevo que la calidad de las ediciones de la Kelmscott Press debe mucho a Emery Walker quien si bien no quiso asociarse con Morris en esta empresa sí que fue su principal asesor hasta el punto de que apenas de tomaba ninguna decisión de importancia sin su aprobación.

 

 

Para sus ediciones Morris creó tres tipografías: la Golden, pasada en la tipografía 15th Century Roman de Nicholas Jenson, las dos desde lo más gótico, llamadas Troy y Chaucer, esta última una versión reducida del anterior empleada únicamente para las obras completas de Geoffrey Chaucer que a la postre sería la edición más célebre y celebrada de la editorial con dibujos de Edward Burne Jones.  

 

Tipografia Troy

 

En siete años, publicarían 66 volúmenes. La primera de ellas sería una de las novelas de Morris, The Story of the Glittering Plain, que se publicó en mayo de 1891 y pronto se agotó. 23 de los 66 libros que la Kelmscott Press publicó serían de la autoría del propio William Morris. Se publicaron un número similar de obras medievales y los restantes fueron libros de poetas contemporáneos o románticos como Keats, Shelley, Ruskin y Swinburne. Muchos de los libros de Kelmscott Press contenían ilustraciones de Burne-Jones

 

Asi como las iniciales, los bordes y los ornamentos serían diseñados por el propio Morris basándose en los manuscritos italianos del siglo XV. Todos ellos fueron grabados en madera y donados con posterioridad al Museo Británico con la única condición de que no fueran reimpresos por un periodo de cien años que ya pasó.


Los procedimientos que se siguieron fueron tan delicados que los propios grabados de Burne-Jones, dibujados originalmente a lápiz, se pasaban a tinta y si éste los encontraba a su gusto se transferían a bloques de madera por medios fotográficos.

 

Las Obras de Geoffrey Chaucer

 

Aunque ahora puedan resultarnos un poco sobrecargado, lo que sí es evidente es que hay un antes y un después de la Kelmscott Press. Su aparición supuso un revulsivo sobre la calidad de la impresiones , A pesar de sus precios elevados, los libros de Morris se vendieron muy bien y su iniciativa editorial inspiró lo que, durante los primeros años del siglo XX se vendría a conocer como el movimiento de las imprentasartesanales o private presses.

 

 

Sus ultimos años además fueron muy difíciles para William Morris. Desde principios de los años 90 su salud se fue deteriorando y al final era prácticamente un inválido y, además de gota, tenía síntomas de epilepsia. La edición más célebre de la editorial fue Las Obras Completas de Geoffrey Chaucer, diseñada por Morris y Burne Jones que supuso cuatro años de trabajo conjunto de ambos amigos en la que sería su última colaboración y durante la que Williams ya estaba prácticamente inválido y recluido en su casa de Kelmscott Manor.

 

Primerapágina deNews from Nowhere. La casa del grabado es la propia casa de Morris Kelmscott Manor

 

Finalmente William Morris moriría de tuberculosis la mañana del 4 de octubre de 1896, precisamente el día de apertura de la quinta exposición de la Arts and Crafts Exhibition Society que expandería su legado. A su muerte todo el mundo quiso reivindicar su legado. los periódicos nacionales hicieron sobre todo incidencia en su cualidad de poeta; los miembros de la sociedad de Arts and Crafts las de su inspirador y presidente y finalmente sus compañeros del Partido Socialista la de un luchador por la libertad y la igualdad. Hoy en día, desde 1955, incluso existe una William Morris Society con su propio museo situado en su antigua casa de Kelmscott House, destinada a seguir difundiendo las ideas y la obra de este genial creador que fue William Morris.

 

Tumba de William Morris en Kelmscott House diseñada por su amigo, el arquitecto  Philip Webb. A un lado pone los nombres de William y Jane Morris y al otro el de sus dos hijas May y Jane Alice

 

Ah, what begetteth all this storm of bliss
but Death himself, who crying solemnly,
E’en from the heart of sweet Forgetfulness,
Bids us “Rejoice, lest pleasureless ye die.
Within a little time must ye go by.
Stretch forth your open hands, and while ye live
Take all the gifts that Death and Life may give.

Publicado en obra grafica, singulares y etiquetado , , , , , , , , , , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × cinco =